Menú Cerrar

Cómo el agua dura está dañando tu piel + 7 formas de protegerla

¿El agua de tu casa ha estado obstruyendo las tuberías? Esto significa que probablemente has estado utilizando agua dura.

El agua dura contiene más de 50 mg/litro de calcio, magnesio y otros depósitos minerales. Si puede obstruir las tuberías, imagina lo que puede hacer a tu piel. Por eso, te contamos cómo puedes determinar la dureza de tu agua, cómo afecta a tu piel y qué puedes hacer para prevenirla.

¿Qué es exactamente el agua dura?

El agua que tiene un alto contenido de minerales disueltos como el calcio y el magnesio se conoce como agua dura. No supone un riesgo grave para la salud, pero puede dejar residuos en la vajilla y la ropa después de lavarla. También puede afectar a tu piel y a tu cabello con el paso del tiempo.

¿Cómo afecta el agua dura a tu piel?

Como el agua dura contiene minerales, puede dejar una acumulación de residuos de jabón. Esto a su vez obstruye los poros, a través de los cuales el cuerpo libera sus aceites naturales. Los poros obstruidos pueden provocar acné o incluso eczema.

El agua dura también puede dejar la piel seca, ya que elimina la humedad natural de la piel. Esto puede hacer que parezcas mayor, ya que la piel seca provoca líneas finas y arrugas.

¿Cuáles son los efectos del uso de agua dura en la piel?

Efectos a largo plazo

El agua dura, que tiene trazas de hierro, magnesio y calcio, puede formar radicales libres. Se sabe que éstos descomponen el colágeno, que mantiene la piel firme.

Conduce a un envejecimiento prematuro, ya que la piel se hunde y se forman líneas finas y arrugas. La exposición prolongada al agua dura puede incluso agravar afecciones de la piel como el eczema y provocar brotes.

Efectos a corto plazo

Los efectos a corto plazo del uso regular de agua dura son la sequedad, la descamación y el picor de la piel, además de brotes en ocasiones. El agua dura también afecta al cabello, dándole un aspecto apagado y puede provocar picores en el cuero cabelludo.

¿Cómo proteger tu piel del agua dura?

  • La solución más sencilla es utilizar un descalcificador que facilite el aclarado del jabón. De esta manera, no tendrás ningún residuo de jabón acumulado en tu piel.
  • Usa limpiadores sin jabón que sean suaves con la piel.
  • También puedes ser breve en la ducha y evitar el agua extremadamente fría y caliente.
  • Utiliza agua tibia y evita lavarte la cara con frecuencia.
  • Abórdate suavemente con una toalla después del lavado, en lugar de frotarte enérgicamente.
  • Aplicar una rica loción hidratante para el cuerpo, especialmente cuando la piel aún está húmeda, atrapará la humedad natural y evitará que la piel se reseque.
  • Las personas con piel sensible o seca deberían utilizar lavados corporales y cremas hidratantes sin perfume.
    • ¿Cómo probar la dureza del agua con jabón?

      Toma una botella clara y transparente con al menos 350 ml de agua. Llénala de agua y añade entre 10 y 12 gotas de jabón líquido (la variedad de jabón para lavar a mano es la mejor). Cierra la botella y agítala enérgicamente. Si las burbujas son muy pocas, significa que el agua está dura.

      Puedes repetir el proceso añadiendo unas cuantas gotas más de jabón (hasta 50) y agitando la botella. Si las burbujas no aumentan, significa que tienes agua dura. Además, si el agua tiene un aspecto turbio, lo más probable es que tengas agua dura.

      Resumiendo

      El agua dura puede ser un problema y afecta a tu piel, cabello, ropa y fontanería. Para prevenir su daño a largo plazo, especialmente para la piel, te recomendamos que utilices un descalcificador y limpiadores suaves y sin jabón para evitar daños mayores.

      Empieza por conocer tu piel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *