Menú Cerrar

La vida de la reina Ankhesenamun, hermana y esposa de Tutankamón

El antiguo Egipto ha cautivado nuestra imaginación durante siglos. Los egiptólogos han hecho muchos descubrimientos fascinantes a lo largo de los años, pero parece que otros tantos misterios en torno a esta antigua cultura siguen sin resolverse.

Uno de estos misterios es la historia de Ankhesenamun; aunque se han encontrado inscripciones que describen algunas partes de su vida, los detalles son escasos. Esto se debe en parte a los esfuerzos de Horemheb, el último faraón de la XVIII Dinastía, por destruir todo rastro de su padre -al que calificó de rey hereje- y de su linaje.

La fecha de su muerte y la ubicación de su tumba siguen siendo uno de los secretos sin desvelar de Egipto, sin embargo una exploración arqueológica que comenzó en enero de 2018, dirigida por el egiptólogo Zahi Hawass, puede estar en camino de encontrar la clave.

Máscara de oro de Tutankamón en el Museo Egipcio. Foto de Carsten Frenzl CC BY 2.0

Máscara de oro de Tutankamón en el Museo Egipcio. Foto de Carsten Frenzl CC BY 2.0

Sabemos que fue la esposa adolescente de su hermanastro, Tutankamón, y se cree que antes de este compromiso estuvo casada con su padre. Tras la muerte de Tutankamón, posiblemente fue obligada a casarse con su abuelo. O bien, pudo ser asesinada por intentar formar una unión con el enemigo número uno de Egipto, los hititas.

Ankhesenamun nació hacia el año 1350 a.C., siendo la tercera de las seis hijas del faraón Akenatón y la reina Nefertiti. Durante su reinado, Akenatón suprimió la religión establecida, especialmente el culto al dios popular Amón, introduciendo en su lugar una religión monoteísta basada en torno al «único dios verdadero» Atón.

Algunos historiadores teorizan que sus motivos fueron políticos. Es posible que el faraón sintiera su posición amenazada por la riqueza y el poder que tenían los sacerdotes de Amón.

Tutankhamón y su esposa Ankhesenamun. Scan by Pataki Márta CC BY-SA 3.0

Tutankhamón y su esposa Ankhesenamun. Scan by Pataki Márta CC BY-SA 3.0

En su juventud, Ankhesenamun (que significa «Ella vive a través de Amón») era conocida como Ankhesenpaaten (o «Ella vive a través de Atón»). Tanto ella como Tutankatón, más tarde conocido como Tutankamón, o Rey Tut, eran hijos de Akenatón, aunque tenían madres diferentes, y éste les dio nombres acordes con su nueva religión.

Tras la muerte de Akenatón en el año 1336 a.C., Ankhesenamun pudo haber sido también la esposa de Smenkhkare durante un breve período. Smenkhkare, otro de los hijos de Akenatón, gobernó como faraón durante no más de un año antes de morir.

Se acepta ampliamente que los primeros años del reinado de diez años del rey Tutankamón y la reina Ankhesenamun fueron guiados por sus consejeros, Ay y Horemheb – posiblemente fue la sugerencia de Ay de que cambiaran sus nombres, como primer paso para restaurar el antiguo orden religioso. Esto fue bien recibido por el pueblo, que pensaba que adorar sólo a Atón alteraba la ma’at (armonía espiritual) en su mundo.

Los hermanastros se casaron cuando ella tenía unos 13 años y él sólo ocho o nueve.

Máscara en el ataúd más íntimo de Tutankamón.

Máscara en el ataúd más íntimo de Tutankamón.

El matrimonio dentro de la familia real era una práctica aceptada por los antiguos faraones egipcios. Las deformidades encontradas en varias momias indican que este medio incestuoso de mantener la línea de sangre «pura» dio lugar a diversas deficiencias genéticas.

Tutankamón tenía la paleta hendida y un pie zambo, por lo que es probable que no fuera capaz de mantenerse en pie sin ayuda. Muchos egiptólogos atribuyen su joven muerte a estos y posiblemente a otros problemas de salud.

Tutankamón recibe flores de Ankhesenpaaten en señal de amor.

Tutankamón recibe flores de Ankhesenpaaten en señal de amor.

Los restos momificados de dos bebés prematuros encontrados en la tumba de Tutankamón se cree que son los hijos nacidos muertos de él y su reina. Ankhesenamun podría haber tenido previamente otro hijo que vivió, engendrado por su propio padre mientras ella era su novia-niña. Otra interpretación de las inscripciones incompletas que mencionan a esta niña, Ankhesenpaaten Tasherit, es que era hija de la madre de Tutankamón, y no de Ankhesenamun.

Fuese quien fuese la madre, parece que la joven Ankhesenamun vivió una infancia trágica.

Ocasiones inquietantes en las que las antiguas maldiciones egipcias parecían hacerse realidad

Sus esponsales con Tutankamón fueron un periodo feliz en su vida, a juzgar por las imágenes de la pareja.

Zahi Hawass observa en su libro The Golden Age of Tutenkhamun, «A juzgar por su representación en el arte que llena la tumba del rey dorado, éste fue ciertamente el caso . Podemos sentir el amor entre ellos al ver a la reina de pie frente a su marido dándole flores y acompañándole mientras cazaba».

No está tan claro qué pasó con Ankhesenamun cuando su rey-niño murió en 1327 a.C. a la edad de 18 años. Se ha establecido que la viuda del faraón habría sido desposada ceremonialmente con su sucesor como parte del ritual de entierro. Aunque es casi seguro que Ay, el consejero más cercano de Tutankamón y posiblemente el abuelo de Ankhesenamun, asumió este papel, las opiniones están muy divididas sobre si se casaron formalmente.

Las únicas pruebas que tienen los historiadores son un anillo de cristal azul en el que están inscritos los nombres de Ay y Ankhesenamun, y los registros de la correspondencia entre una reina egipcia y el rey hitita Suppiluliuma I, en la crónica hitita Los hechos de Suppiluliuma. El consenso entre los egiptólogos es que esta reina era Ankhesenamun.

Jarro de alabastro parcialmente restaurado con 2 asas - lleva las cartelas del faraón Tutankamón y la reina Ankhesenamun. Dinastía XVIII. Procedente de Gurob, Fayum, Egipto. Expuesto en el Museo Petrie de Arqueología Egipcia, Londres. Foto de Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) CC BY-SA 4.0

Jarro de alabastro parcialmente restaurado con 2 asas – lleva los cartuchos del faraón Tutankamón y la reina Ankhesenamun. Dinastía XVIII. Procedente de Gurob, Fayum, Egipto. Expuesto en el Museo Petrie de Arqueología Egipcia, Londres. Foto de Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) CC BY-SA 4.0

Parece que nuestra trágica reina estaba bastante desesperada. Los hititas y los egipcios eran enemigos, de hecho Horemheb, que sucedería a Ay como faraón, estaba en ese momento dirigiendo una campaña militar contra ellos en el norte.

Escribió: «Mi marido ha muerto y no tengo ningún hijo. Dicen de ti que tienes muchos hijos. Podrías darme uno de tus hijos para que sea mi esposo. ¡Nunca escogeré a un siervo mío y lo haré mi marido! …. ¡Tengo miedo!» Se supone que el término siervo es una forma despectiva de describir a Ay, el hombre con el que se resistía a casarse. La insistencia de Ankhesenamun en que el hijo de Suppiluliuma, si se casaba con ella, sería rey de Egipto, fue recibida con recelo. Pero después de enviar un enviado para comprobar su pretensión, Suppiluliuma envió efectivamente a uno de sus príncipes según su petición.

El hijo de Suppiluliuma, Zananza, nunca llegó a su destino. Se supone que fue asesinado en la frontera de Egipto, interceptado por el general Horemheb.

Akenatón, Nefertiti y sus hijos.

Akenatón, Nefertiti y sus hijos.

Después de este episodio, Ankhesenamun parece desaparecer de la historia. Ay se convirtió en faraón y algunos piensan que fue su reina. Sin embargo, no se ha encontrado ningún registro que la sitúe a su lado. Se argumenta que el anillo es una prueba de su matrimonio, pero podría ser un artefacto del funeral de Tutankamón. Desde luego, no hay pruebas de ella en la tumba de Ay, lo que sería de esperar si hubiera sido su esposa principal.

Los arqueólogos han buscado durante años en los alrededores de la tumba de Tutankamón la cámara funeraria de Ankhesenamun. Encontrar su tumba -suponiendo que haya permanecido oculta de los ladrones de tumbas- sin duda arrojará algo de luz sobre el misterio.

Estatuilla rota de una mujer de la XVIII dinastía que se cree que es Ankhesenamun. Brooklyn, Estados Unidos. Foto de Keith Schengili-Roberts CC BY-SA 2.5

Estatuilla rota de una mujer de la dinastía XVIII que se cree que es Ankhesenamun. Brooklyn, Estados Unidos. Foto de Keith Schengili-Roberts CC BY-SA 2.5

La idea de que la tumba de Ankhesenamun estaba situada en el Valle de los Reyes se ha ido abandonando poco a poco. La tumba del faraón niño fue buscada minuciosamente en busca de rastros de una cámara oculta que pudiera contener los restos de Ankhesenamun, pero sin resultado. La atención se ha centrado recientemente en la zona cercana a la tumba de Ay, en el adyacente Valle de los Monos. Si Ankhesenamun era realmente la esposa del faraón Ay, lo más probable es que fuera enterrada en algún lugar no muy lejano a él.

Utilizando tecnología de escaneo de radar terrestre, los investigadores han conseguido localizar varios lugares potencialmente interesantes. Uno de ellos ha suscitado especial interés, ya que las pruebas sugieren que se trata de la entrada a una tumba. ¿Podría Hawass y su equipo haber localizado finalmente el lugar de enterramiento de Ankhesenamun? Sin duda, esperan tener suerte.

Lee otra historia nuestra: Los arqueólogos se preparan para abrir un misterioso sarcófago negro en Alejandría, el más grande jamás encontrado

Hallar la tumba de la esposa del rey Tutankamón seguramente emocionará a todos los interesados en la egiptología. El hallazgo podría arrojar nueva luz sobre la tumultuosa dinastía XVIII, que fue la primera dinastía que reinó en el Antiguo Egipto durante su periodo del Nuevo Reino.

La última excavación en el Valle de los Monos en busca de la tumba de Ankhesenamun ha sido patrocinada por el Discovery Channel. Si su tumba se revela en algún lugar cercano a la tumba de Ay, los historiadores podrían finalmente rellenar algunas de las lagunas. Por supuesto, a menos que tal hallazgo abra nuevos misterios que nos desconcertarán durante los próximos cien años.

Expandir para más contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *