Menú Cerrar

Restablecer el respeto: La clave para reparar una relación exitosa

«R. E. S. P. E. C. T., eso es lo que mi bebé necesita de mí»

A diferencia de muchas canciones sobre el amor y las relaciones, esta canción identifica con precisión que el respeto es necesario para que las relaciones prosperen. El respeto mutuo es una de las piedras angulares de toda relación exitosa. La pérdida del respeto mutuo puede destruir un matrimonio rápidamente o, más a menudo, conducir a una vida dolorosa, estresante e infeliz para la pareja. Si bien esta noción parece de sentido común, también existe un cuerpo significativo de investigación (por John Gottman, Ph.D. y sus colegas) que apoya fuertemente este punto de vista.

Nuestro enfoque de trabajo con las parejas hace hincapié en la importancia del respeto mutuo. Aunque el respeto mutuo no es suficiente (los cónyuges o parejas pueden tratarse con respeto, pero seguir luchando con problemas importantes) es necesario para que una relación prospere. Sin respeto mutuo, es poco probable que las parejas puedan resolver sus problemas. Por lo tanto, nuestros terapeutas trabajan con las parejas para restablecer el respeto y luego abordar otras cuestiones con las que la pareja puede estar luchando.

Respeto: ¿Qué entendemos por respeto mutuo?

El respeto mutuo es un concepto muy simple. Significa que tratas a tu cónyuge o pareja de forma considerada y cortés. Significa que evitan tratarse mutuamente de forma grosera e irrespetuosa, por ejemplo, no se dedican a insultar ni a menospreciar a su cónyuge o pareja. También significa que no se habla con sarcasmo, ni se ignora o evita a la pareja. Por último, el respeto mutuo significa que consideras las opiniones, deseos y valores de tu pareja como dignos de consideración. Aunque esto parece muy sencillo, se necesita un esfuerzo constante para tratar a su cónyuge o pareja con respeto. El respeto no es sólo la ausencia de comportamientos negativos, sino la presencia de comportamientos positivos. En concreto, si trata a su cónyuge o pareja con respeto, está haciendo cosas como: considerar su opinión; consultar con su pareja antes de tomar decisiones que le afecten; interesarse activamente en la vida de su cónyuge o pareja (trabajo, actividades diarias e intereses); comprometerse y negociar con su pareja sobre cuestiones importantes que les afectan a ambos y a su familia. Aunque esta lista no es ni mucho menos exhaustiva, capta la esencia de un matrimonio o relación respetuosa.

Establecer y perder el respeto

¿Cómo se establece el respeto en un matrimonio o relación? El respeto se establece cuando usted constantemente: considera y valora los sentimientos y opiniones de su pareja; habla y trata a su pareja de la manera en que le gustaría ser tratado; y se compromete y negocia con su pareja.

¿Cómo se pierde el respeto en un matrimonio? El respeto puede erosionarse lentamente debido al estrés y las tensiones del día a día. Si usted o su pareja están estresados o luchan con sus propios problemas, pueden volverse irritables y negativos, y descargar sus frustraciones en su pareja. Esto puede desencadenar un círculo vicioso en el que la pareja es cada vez más negativa e irrespetuosa con el otro. Del mismo modo, la incapacidad para resolver o gestionar los conflictos o las diferencias puede llevar a la ira y la frustración, que si se expresan de forma negativa y culpabilizadora pueden iniciar el mismo ciclo de interacciones negativas y dar lugar a la pérdida de respeto. Estas son sólo algunas de las formas en las que el respeto puede evaporarse en un matrimonio o relación.

Apoyar y mantener el respeto

Mantener el respeto durante el curso de una relación requiere esfuerzo. Todos somos humanos, y si alguien empieza a tratarnos de forma negativa, desconsiderada e irrespetuosa, a menudo tendemos a responder del mismo modo. Este patrón de falta de respeto mutua se alimenta de sí mismo. Cuanto más grosero y desconsiderado sea un miembro de la pareja, más probable será que el otro cónyuge o pareja se comporte de forma similar. Así, la falta de respeto puede crecer hasta que la mayor parte de las interacciones se caractericen por un comportamiento sarcástico, desconsiderado, culposo, crítico y degradante. Sin embargo, la falta de respeto no siempre es tan evidente. Los cónyuges o parejas pueden mostrar su falta de respeto de formas más sutiles pero igualmente corrosivas, por ejemplo, ignorando al cónyuge o pareja, respondiendo con indiferencia a su pareja.

Principios para restablecer el respeto

Una vez que una pareja ha caído en un patrón de trato irrespetuoso suele ser difícil de cambiar. Si ambos cónyuges o parejas están enfadados y son hostiles el uno con el otro, puede producirse un enfrentamiento en el que ninguno de los dos esté dispuesto a cambiar su comportamiento hasta que el otro cambie. Del mismo modo, si una persona hace un esfuerzo de buena fe para cambiar las cosas, este esfuerzo puede pasar desapercibido o incluso ser rechazado. Para ayudar a las parejas a restablecer el respeto, nos basamos en dos principios básicos (1) trabajar sólo en el cambio de su propio comportamiento; y (2) no vigilar el comportamiento de su pareja. En concreto, trabajamos con usted para que reconozca que, dado el nivel de tensión en su relación, es poco probable que usted o su pareja puedan influir eficazmente en el otro. En su lugar, les animamos a que se centren en su propio comportamiento: sigan la regla de oro y traten a su pareja como les gustaría ser tratados. Además, nos centramos con usted en trabajar para vigilar únicamente su propio comportamiento. La tentación de corregir el comportamiento de su pareja puede ser grande, pero es poco probable que funcione, en esta etapa. Una vez que se ha establecido un mayor nivel de respeto, las parejas pueden empezar a trabajar en cómo pueden comunicarse más eficazmente, hacer peticiones, resolver problemas y aceptar las diferencias.

Creando una relación respetuosa

Mucha de la fase inicial de la terapia se centra en ayudar a las parejas a restablecer o crear una relación más respetuosa. Una vez que se ha establecido un ambiente o una atmósfera más respetuosa, la terapia puede empezar a centrarse en ayudarle a usted y a su pareja a identificar los temas difíciles, y a encontrar formas de hablar de estos temas directamente sin desencadenar comportamientos de enfado e irrespetuosos. La creación de una relación respetuosa es esencial para poder abordar eficazmente los problemas y las diferencias difíciles. Por lo tanto, establecer el respeto mutuo es un paso crítico en la terapia.

Tolerar y apreciar las diferencias

La fase final de la terapia a menudo implica trabajar con las parejas para reconocer, aceptar y apreciar las diferencias. Es casi un tópico entre los terapeutas que las personas se casen o se involucren con personas que son diferentes a ellos y luego pasen el resto de su matrimonio o relación tratando de cambiar a su pareja. Parte del establecimiento y mantenimiento de una relación respetuosa es aprender a aceptar las diferencias. Los miembros de la pareja deben aceptar las diferencias de su cónyuge o pareja, ya sean valores, aspiraciones o temperamento. Tolerar y aceptar (e incluso apreciar) las diferencias de su cónyuge o pareja es un elemento clave para mantener una relación respetuosa. Ayudar a las parejas a lograr esta tolerancia puede implicar trabajar con las parejas en el reconocimiento de los puntos fuertes de cada uno y en la comprensión de que las diferencias no tienen por qué amenazar una relación, sino que de hecho pueden fortalecerla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *